MAS ECOS DEL 71° CONGRESO LMHI 2016



ECOS DEL 

71° CONGRESO



Hace algunos días atrás finalizó el 71° Congreso de la LMHI,  11° de FAMHA.
Las crónicas dirán que fue un buen congreso, con aproximadamente 500  participantes que llegaron desde países muy lejanos, como Ghana, Tailandia, Hong Kong, India, Turquía, Sudáfrica, entre muchos otros junto a colegas de muchas partes de América, desde Canadá hasta la parte más austral del continente.

Las crónicas nos dirán acerca de la cantidad de trabajos presentados, las mesas redondas y las conferencias.
Lo que la crónica no registra es la intensidad del intercambio establecido, no hablará tampoco de la sincera sorpresa de norteamericanos, de indios en particular respecto a la Homeopatía latinoamericana en general, y muy en particular la Homeopatía argentina.

La cantidad de ponencias de la gente de Córdoba, Tucumán, y Buenos Aires que impactaron en los asistentes, la profundidad y rigor de los trabajos, fue una sorpresa para muchos de ellos.

Y entonces me pregunto, si el mundo sabe que Argentina fue la cuna de Paschero, Masi Elizalde, Candegabe, Eizayaga, Vijnosky. ¿Cuál es la sorpresa?

Quizás, estos maestros, que engalanaron la Homeopatía, lo hicieron en forma individual, el mundo los ha visto siempre como lo que son y han sido, Grandes Maestros.
Y me parece que hoy lo que sorprende no es ya su maestría, sino que han dejado escuela, que han disertado en el mundo, que sembraron una semilla que ha dado fruto, y se ha extendido en cado uno de los rincones donde germinó.


Es así como, en cada trabajo, grupal o individual, sobre materia médica, doctrina o clínica, sobre estadística, o sobre toma de caso, dejaron un destello, que no pasó desapercibido.

Y … nuevamente me pregunto, ¿no será que ha llegado el momento en el cual, en forma grupal, volvamos a ocupar un espacio que hemos perdido, y que esta vez, lo hagamos como equipo? Eso que nos cuesta tanto.

¿No habremos alcanzado la altura suficiente, como para volver a asistir en forma regular a los congresos de la Liga, a retomar la organización de congresos americanos?

Tengo claro que, aún un terreno tan fértil como el nuestro no es capaz de dar maestros de Homeopatía en forma permanente. Lo que es verdad es que tenemos donde apoyarnos, como suele decir Eugenio Candegabe, parafraseando a Bernardo de Chartres, filósofo del siglo XII, que “Somos como enanos a los hombros de gigantes. Podemos ver más, y más lejos que ellos, no por la agudeza de nuestra vista ni por la altura de nuestro cuerpo, sino porque somos levantados por su gran altura”.



Dr. Eduardo Bitis
Escuela Médica Homeopática Argentina “Tomás P. Paschero”

Septiembre 2016

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Desea dejar su comentario?